Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, en nuestra Política de Cookies.

Sucesos | Cantabria

Intervenidas más de 800 plantas de marihuana en una finca en la que se declaraba el cultivo de cáñamo

Estaban escondidas tras un maizal

Efectivos de la Guardia Civil de Cantabria, en una investigación contra el cultivo de marihuana, ha procedido a investigar a cuatro varones de edades comprendidas entre los 30 y los 40 años, todos ellos residentes en esta Comunidad Autónoma, como presuntos autores de un delito contra la salud pública.

Estas personas, miembros de una empresa, en una inspección de la Guardia Civil, presentaron documentación e informaron que su actividad empresarial estaba dirigida al cultivo de cáñamo industrial, si bien, del análisis realizado a un muestreo de las plantas de cannabis, arrojaron un THC (principal constituyente psicoactivo del cannabis), muy superior al permitido para el cultivo del cáñamo.

La Guardia Civil de Santillana del Mar, realizó una inspección el pasado 26 de agosto a una supuesta plantación de cáñamo industrial, la cual se encontraba tras un maizal, oculta para terceras personas o las fuerzas de seguridad, en la localidad de Vispieres.

El cultivo de plantas de cannabis con fines exclusivamente industriales, como el caso de Vispieres, exige que carezcan del principio activo estupefaciente, en referencia al THC, teniendo que utilizar unas semillas específicas que producen plantas con contenido medio de THC no superior al 0,2%.

Para acreditar la cantidad de THC de las plantas, los agentes realizaron un muestreo de 35 plantas que fueron enviadas al laboratorio de Sanidad Exterior, arrojando los cogollos un nivel de THC superior al 16 %, cuando lo máximo permitido es el 0,2 %.

Por todo ello, se procedió el pasado 14 de septiembre a la intervención en la plantación de 814 plantas de marihuana, que una vez trituradas han arrojado un peso en bruto superior a los 700 kilos.

El día 17 de septiembre y en dependencia de la Guardia Civil de Santillana del Mar, se procedió a instruir diligencias en calidad de investigados a los cuatro socios de la empresa responsable de la plantación, como presuntos autores de un delito contra la salud pública.