Síguenos en

Sígue a Vive Campoo en facebook Sígue a Vive Campoo en twitter Sígue a Vive Campoo en youtube

Naturaleza | Campoo de Yuso

Campoo de Yuso mima sus tejos silvestres

Operarios municipales localizan, catalogan, estudian y rehabilitan todos los ejemplares existentes de esta zona ribereña del pantano del Ebro

Campoo de Yuso mima sus tejos silvestres
Campoo de Yuso mima sus tejos silvestres
Anterior imagen Siguiente imagen

Vive Campoo | La Costana | 20/04/2015

Reducir el tamaño de la letraAumentar el tamaño de la letra

La frase

"Lo que pretendemos es recuperar el bosque de nuestros antepasados", Eduardo Ortiz, alcalde de Campoo de Yuso.

 

Campoo de Yuso quiere recuperar los bosques de sus abuelos y antepasados. Durante los trabajos del proyecto ‘Manejo Avanzado del Monte: Por la gestión inteligente para un bosque rentable' se están localizando, inventariando y estudiando, todos los tejos silvestres de este municipio campurriano ribereño del pantano del Ebro.

Los trabajadores del Consistorio en estas labores han localizado un solo tejo viejo en el monte de La Población, media docena en el monte de Lanchares, uno solo aislado en el monte de Bustamante y una docena de ellos en el monte de Orzales. También se están estudiando varios grupos de tejos en los montes de Monegro y entre La Costana y Villasuso. A esta lista se suma la ‘Tejeda de La Mata', en el monte de las localidades campurrianas de Servillas y Lanchares.

Ya se tenía noticia de la presencia de algunos tejos en este monte, pero la prospección minuciosa y búsqueda sistemática de los empleados del Ayuntamiento, ha permitido, apunta el regidor municipal, el regionalista Eduardo Ortiz, "localizar en este rodal boscoso, un centenar de tejos de todas las edades, mezclados entre hayas, robles y abundante sotobosque de espinos, acebos y avellanos". "Lo frondoso y tupido del monte impedía hacerse una idea de la importancia real de la Tejeda". "Lo que pretendemos es recuperar el bosque de nuestros antepasados; unos bosques y montes manejados de manera inteligente y cuidada, pero ahora con el mejor conocimiento científico moderno", ha señalado el regidor municipal.

Muchos vecinos, ganaderos y presidentes de juntas vecinales están indicando al Ayuntamiento el lugar de los montes donde se localizan estos vestigios, restos de bosques de tiempos pasados. En montes tan dañados como los actuales, muchos pequeños tejos, según el técnico municipal, Miguel Ángel Toca, "son recomidos por la fauna silvestre y reses domésticas hasta matarlos o no logran prosperar por la densificación y exceso de sombra de los hayedos".

El Ayuntamiento de Campoo de Yuso ha protegido estos pequeños tejos de Lanchares y Servillas con unos pequeños cercados que les permitirán crecer. También se han abierto claros en el bosque para mejorar su desarrollo y evitar la sombra excesiva que termina matándolos.

Técnicas experimentales

Al eliminar los árboles que compiten con los tejos, se aprovecha la oportunidad para aplicar novedosas técnicas experimentales, que se ejecutan, según Toca, por primera vez en España en los montes de Campoo de Yuso. "Son tratamientos propuestos por diversas agencias forestales de gobiernos europeos como la británica Natural England, la Oficina Nacional de Bosques de Francia o el Corpo forestale dello Stato italiano. Hasta el momento, en los montes de Bustamante, Servillas y Lanchares ya se han aplicado técnicas de naturalización de los bosques como el corte de tocones en corona, log, snag, anillados, cajas-nido integradas en cepas de troncos, cajas refugio en fustes vivos y agujeros basales.

Los tejos son árboles dioicos, con pies femeninos y masculinos, siendo el polen de estos muy pesado y sólo se dispersa 500 metros, por lo que debe haber pies de los dos sexos muy próximos para poder producir semillas. Muchos de los tejos de los montes de Campoo de Yuso y de Cantabria están aislados, condenados por ello a la extinción.

 

Categorías:

Enviar noticia
Vive Campoo | Noticias, fotos, vídeos, turismo, servicios

El corazón de Campoo. Noticias, fotos y vídeos
© Objetivo 35 milímetros, S.C